EL DÍA QUE LA ESTUPIDEZ SE TORNÓ ARTE


Comp 2_00000

En la sociedad actual la estupidez acaba rezumando por todos los poros.

Y nada parece poder detenerla.

Estos últimos días, hemos visto una noticia que expone claramente el nivel de estulticia y superficialidad que tanto nos afecta.

Así es como la exponían en RT:

¿Una obra de arte o solo unas gafas? Visitantes de un museo se confunden

fotonoticia_20160526132302_800

Un joven de 17 años ha colocado unas gafas en el suelo en el Museo de Arte Moderno de San Francisco (EE.UU.) para ver la reacción de otros visitantes, informa el portal BuzzFeed.

Según el joven, unos segundos después de que las gafas fueran puestas numerosas personas empezaron a acercarse a la ‘pieza’ para observarla y tomar fotos.

El joven TJ Khayatan

El joven TJ Khayatan

Las imágenes del joven en las que se aprecia cómo los visitantes observan con detenimiento el objeto se han hecho virales en Internet y han sido compartidas más de 32.000 veces y cuentan con 36.000 me gusta en Twitter.

gafas san francisco

Como es de imaginar, el asunto ha levantado una oleada de críticas y comentarios afilados en las redes e incluso en algunos medios, la mayoría de las cuales se han centrado en criticar la estupidez que rodea al arte contemporáneo.

Y aunque suscribimos muchas de esas opiniones, no dejan de ser una visión superficial del asunto.

Y es que el quid de la cuestión no está en criticar aquello que la gente interpreta como “arte” en la actualidad.

Ni tampoco se llega al fondo de la cuestión tildando de bobos a los que estaban en la galería e interpretaron erróneamente lo que significaban esas gafas. Probablemente, la mayoría de esa gente tenga un cierto nivel cultural y una cierta capacidad de análisis y raciocinio; al menos el suficiente como para estar en un museo y no sentados en un sofá viendo la tele.

GAF 2

Al fin y al cabo, si los que estaban en el museo y creyeron que las gafas eran arte son unos memos, entonces ¿cómo debemos calificar a todos aquellos que pasan horas viendo por la tele a un grupo de semi-analfabetos barriobajeros chillándose en una tertúlia del corazón o presenciando embelesados como un grupo de repugnantes pseudo-famosos se pelean entre sí mientras estan presuntamente abandonados en una isla?

La clave del asunto pues, radica en tratar de comprender a través de qué mecanismos toda esa gente que estaba en la galería y que presumiblemente deberían tener una cierta cultura y capacidad intelectual, interpretó que esas gafas en el suelo eran una obra de arte.

Y la respuesta a esta cuestión es bien sencilla, aunque parezca una perogrullada: esa gente interpretó que las gafas eran una obra de arte, por el simple hecho de que estaban dentro de un museo de arte contemporáneo.

Así de simple.

Museo de Arte Contemporáneo de San Francisco

Museo de Arte Contemporáneo de San Francisco

Si hubieran visto esas mismas gafas en un banco del parque o al lado de una fuente, no habrían creído que fueran una obra de arte. Solo habrían visto un objeto.

Al ver las gafas, esas personas han presupuesto que debían ser una obra de arte, por que su mente ha sido programada para presuponerlo así; en otras palabras: la programación mental recibida les ha llevado a crear una realidad artificial alrededor de cualquier objeto que esté en ese lugar concreto llamado “museo”, convirtiéndolo potencialmente en un elemento abstracto llamado “obra de arte”, aunque el objeto en cuestión sea una compresa pegada en una pared o unas gafas tiradas en el suelo.

Como vemos pues, en su interpretación de lo que es “arte”, en ningún momento han obedecido a su sensibilidad individual, ni se han escuchado a sí mismos.

Eso implica que en la interpretación de lo que es arte en la actualidad, ya no importa el criterio propio o la propia sensibilidad: solo importa la programación mental recibida.

modern-art

De hecho, el incidente de las gafas nos demuestra que hemos llegado a un punto tal, que el arte, no es arte por la obra en sí misma, ni por el efecto que provoca en quién la ve, sino por el edificio en la que está ubicada o por el envoltorio social o definitorio que la rodea.

Por lo tanto, la definición de “arte” ha cambiado.

Hasta ahora, era la siguiente:

Arte: Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

En cambio, ahora podríamos definirla como:

Arte: todo aquello que la Autoridad Oficial correspondiente decida definir como “arte”

¿Y qué es la “Autoridad Oficial correspondiente”?

Pues bien, la “Autoridad Oficial” puede manifestarse de muchas formas, a veces combinadas; puede ser una autoridad política, policial, judicial, social, religiosa, moral, mediática, o en el caso que nos afecta, una “autoridad académica”.

Una “Autoridad Académica”, conformada por unos presuntos “expertos en arte”, que en este caso definen que cualquier basura que puedas encontrar dentro de ese edificio llamado “museo de arte contemporáneo”, puede llegar a ser interpretada como “arte”.

539f9e55661c649e32e4a4e5e61710d6

Y lo peor es que esa definición ya no tiene porqué circunscribirse al espacio de un museo.

Si por la razón que sea, esa misma autoridad te indica en un momento determinado que un objeto o actividad cualquiera, situada en un entorno no museístico, también es “arte”, automáticamente deberás interpretar al objeto o actividad en cuestión como “obra de arte” o “actividad artística”.

Por ejemplo, supongamos que un día vas por la calle y te cruzas con un grupo de imbéciles semidesnudos pintados de blanco, gestualizando teatralmente como gilipollas alrededor de un inodoro situado enmedio de la acera; si existe una “autoridad académica” que decida certificar aquello como “acción artística”, el conjunto de memeces que esos idiotas realicen, recibirá el calificativo de “performance” y automáticamente será considerada “actividad artística”.

Y lo será aunque los tipos en cuestión sean unos descerebrados con el mismo talento artístico que una ardilla.

Sin embargo, si tú decides hace algo similar enmedio de la calle, sin el respaldo de una autoridad académica que te respalde mediante la definición correspondiente, probablemente serás considerado un loco o un payaso; aunque lo más posible es que tengas la suerte de que la gente que pase a tu alrededor piense: “mira, debe ser alguna actividad artística o teatral promovida por el ayuntamiento, como las estatuas humanas o los músicos del metro…vamos a tirarle una moneda”.

En defintiva, el suceso de las gafas en el museo de San Francisco, no es algo tan anecdótico como puede parecer a primera vista.

Nos indica que estamos en un estado concreto en nuestra evolución psico-social.

2abe42130c4ce7d9d9a39724ad1a1683

Nos señala que nuestro criterio individual ha quedado completamente subyugado a una autoridad oficial externa, que es la que define todo aquello que debemos sentir o pensar a cada momento, sin que tan solo lleguemos a poner en duda si ello tiene o no tiene sentido.

El arte, ya no es arte porque nos conmueva, por que nos invite a la reflexión o porque nos diga algo como individuos.

Es arte porque nos dicen que lo es y porque nos dicen dónde se puede considerar como tal.

Un montón de harapos tirados en la acera, son “basura” y el que los ha tirado ahí es un “guarro”. En cambio, si los mismos harapos están tirados en la sala de un museo, son “arte” y el que los ha puesto ahí, es un “artista” super reflexivo.

Se nos ha negado pues toda posibilidad de definición de nuestro entorno y de nuestro mundo a nivel individual.

marcel-duchamp-sturtevant-window-632x420

Y si vamos más allá, veremos que este mecanismo de rendición ante la autoridad oficial, es extrapolable a casi todas nuestras actividades sociales y que lleva ahí desde hace mucho tiempo.

De la misma forma que obedecemos a una “autoridad oficial” que nos indica que todo lo que encontremos dentro de un museo de arte contemporáneo es susceptible de ser considerado arte por el simple hecho de estar ahí, durante siglos ha existido un mecanismo análogo que ha llevado a las personas a creer que todo lo que dijera un sacerdote era moralmente bueno y tenía que ver con un ser superior llamado “Dios”.

El mismo tipo de mecanismo psicológico de sumisión que lleva a un grupo de personas a creer que unas gafas en el suelo pueden ser “arte”, es el que nos lleva a creer que aquello que nos diga un hombre uniformado debe ser obedecido porqué es “ley”, sin que nadie tenga derecho a ponerlo en duda; es el mismo tipo de mecanismo que nos dice que lo que haga la mayoría debe ser imitado porque es “moda” o “tendencia”; y es el mismo tipo de mecanismo que nos lleva a creer sumisamente que todo lo que nos diga un tipo con bata blanca y un diploma en la pared, ha de ser cierto e indiscutible por fuerza, porque nos han inculcado que él sabe cosas que nosotros no podemos entender y que jamás actuará movido por la ambición, el interés o el dinero, sino dirigido por la mano invisible de un ente maravilloso de fantasía, infalible e incorruptible, llamado “ciencia”.

El mecanismo básico de obediencia y anulación del criterio propio es muy similar en todos estos casos.

Simplemente, adquiere diversas formas.

Así que, quizás sí, al final va a resultar que esas gafas en el suelo en el museo de arte de San Francisco, nos decían mucho más de lo que creíamos inicialmente.

Quizás esas gafas no se limitaban a llamar “estúpidos” a todos los que pululaban por la galería, sino que estaban chillando un atronador “estúpidos” dirigido a todos los rincones de la sociedad y del planeta.

El problema es que con tanto ruido, poca gente ha logrado escuchar el mensaje…

GAZZETTA DEL APOCALIPSIS

91 comentarios el “EL DÍA QUE LA ESTUPIDEZ SE TORNÓ ARTE

  1. Pingback: EL DÍA QUE LA ESTUPIDEZ SE TORNÓ ARTE | EL ROBOT PESCADOR

  2. Muy buen artículo. No es estupidez, es (como alguien alguna vez lo expresara) ARTE DEGENERADO…¡ Destruye lo mas importante del SER, el espíritu y con ello el de la comunidad.

    • Les recomiendo dos peliculones que trabajan bien este tema.
      La primera es de finales de los 80s pero se remonta a el origen de cuando se comenzó a prostituir el tema. Se llama “Los Modernos”. (La vi hace más de 20 años pero todavía recuerdo la escena en la que el millonario dice algo así como “esto va a ser arte porque yo digo que va a ser arte al pagar esta suma de dinero”).
      Este es el trailer: https://www.youtube.com/watch?v=Cc3nJiwJsRQ

      La segunda es mucho mejor y está GRATIS Y COMPLETA en youtube:

      Es una película argentina excelente. El guión es, en la realidad, del anciano artista que allí aparece y nunca habla (además recomiendo los cuentos de ese señor).

      No me agradezcan pero los salvé de gastar dinero en cine basura para este fin de semana…
      Un saludo cordial, mis colegas lectores del Robot!

    • Interesante artìculo, considero la mentalidad del ser humano es vulnerable a creer a todo lo que una autoridad predica, sea esto cierto o mentira, ERROR los seres humanos al seguir conductas de obediencia perdemos nuestra propia identidad, QUE ES LA MÀS VÀLIDA.

    • Sinceramente no tienes nocion de lo que hablas, te contradices, y quieres justificar una cosa cuando despues dices lo contrario, al arte es arte segun los ojos de quien lo vea, eso nos lo dejo bien claro Marcel Duchamp con su obra el uniario, estaria bueno si te informas mas, desde los dadaistas el arte toma un giro( lo que vos y tu pequeño cerebro consideran arte) se rompe con todas las reglas y normas establecidas, va a ser arte lo que yo quiero que sea arte, y obviamente tiene que existir una entidad que lo valide como tal, en este caso son Museos. Pero para la gente que realmente sabe sobre arte no es necesario que una obra de arte este alli en un museo, porque va a tener el ojo entrenado, si lo ve en la plaza o si lo ve en una galeria que nadie conoce. Otra cosa, el objeto de arte va de la mano con el contexto que se lo ubique y ahi es donde un objeto comun como un par de lentes toma otra dimension y se resignifica estando en el piso de un museo de arte, porque no se lo toma como un simple par de lentes, se lo ve desde otra perspectiva, pero claro si sos objetivos simplemente va a ser un par de lentes, y es ahi donde entra el pensamiento ambiguo, porque si todo lo miraramos asi, la monalisa seria una simple mujer pintada en un cuadro, o los Matisse serian una aberracion, a lo que llamamos arte porque no encontrariamos nada… Ni que hablar si miraras un Kandinsky o un Malevich cuadrado negro sobre blanco, necesitas entender el discurso para hablar de que es o que no es PERO SIEMPRE PARA VOS, para vos es o no es. Nunca vas a poder generalizar y las autoridades que legitiman tienen cierto perfil y preferencias, estaria bueno que te empaparas en el tema para enteder, si para vos tu obra necesita estar en un museo para ser un obra de arte.. los siento amigo pero vas a estar en problemas.. abrir los ojos y mirar desde otra perspectiva, entiendiendo el discurso que plantea cada artista para con su obra te va a ayudar a captar mas lo que es de lo que no es. saludos

      • Me dio mas que hueva leer siquiera la mitad de tu comentario, que desde antes de exponer algún punto prefiere ponerse a insultar a otros y treparse en un pedestal por medio de recitar nombres aquí y allá; si tanto sabes de arte contemporáneo sabes que no hay tal cosa como “un ojo entrenado” o que siquiera hay algo así como gente que “realmente sabe” hablas de que el autor se está contradiciendo pero dices cosas como
        ” la gente que realmente sabe sobre arte no es necesario que una obra de arte este alli en un museo” y en seguida “objeto de arte va de la mano con el contexto que se lo ubique y ahi es donde un objeto común como un par de lentes toma otra dimensión bla bla..”

        Ahora, de lo que he visto de Duchamp me parece es exactamente lo que descubrió el joven de las gafas y lo que el artículo analiza: “voy a poner este objeto cualquiera, con una firma, en un museo” y sorpresa! Pieza de arte, legitimado por una institución y un contexto y admirado por los visitantes. He visto varios museos de arte moderno que por mas justificar sus obras no tienen nada de composición, o técnica, o nada mas que un discurso a medias que justifique sus ridículos precios mas allá de ser usados como proxys para lavado de dinero (si, ocurre).

      • eres el clasico imbecil con el cerebro lavado de quien tan bien se habla en este texto, te la metieron por el culo y te termino gustando mas de la cuenta.

  3. Estamos ya a un paso de ser un reflejo de la sociedad que describe Orwell en su “novela” : “1984”. Según lo que he leído en este post tan bueno. En Valencia (ciudad muy cercana a donde yo vivo) hay un museo llamado IVAM (Intitut Valencià d´Art Modern) donde, de ez en cuando se exponen cosas así. Pero si la sociedad lo acepta como tal (todo esto) también es tan culpable como las autoridades de lo que está pasando.

  4. No tendría nada que comentar sobre este artículo porque no le sobra ni falta nada; es sencillamente brillante. Pero no puedo resistir felicitarte. Gracias.

  5. Antiguamente lo que considerabamos como malo, ahora ya no es tan malo, por ejemplo a quien la homosexualidad le repugnaba por ser una conducta indecente, ahora en nuestros días se considera sexo alternativo. por lo tanto la sociedad moldea la forma de pensar y actuar de las personas. y eso hace que la raza humana se vaya degradando porque los valores morales y lo que consideramos que es correcto desde nuestro punto de vista no vale, sino que tenemos que adoptar lo que otros nos dicen lo que esta bien o esta mal y si no lo aceptamos, estamos pasados de moda o nos quedamos en el pasado, y pasamos a ser personas intolerantes con los demás. esto se aplica a todas las conductas que sabemos que nos perjudican en nuestra vida, pero que las aceptamos por el solo hecho de que la sociedad las acepta.

  6. Brillante articulo, confirmando lo que pienso desde hace años. La degeneración del arte va de par con la de nuestra Sociedad !

  7. buen articulo,pasa lo mismo cuando el papa habla de un modelo de exclusión social,ahi recien muchos reaccionan ante el modelo neo liberar, por que es creíble,si lo dice otro con muchos argumentos no le creen,

  8. Yo creo que le falta algo al artículo, y es enfocarse mas en la realidad financiera del objeto impuesto como arte. No se trata del objeto o de la visión artística del impositor o del observador o del mismo pseudo artista. Se trata de un negocio de especulación a gran escala sin control. Hoy por hoy podemos ver de todo tipo de arte, tanto si les es de su agrado o no, y con todo, el valor monetario es tan subjetivo para cualquiera de las obras. No importa si es obra de Leonardo Da Vinci o Rembrant o Van Gogh. En el fondo toda esa obra fue convertida en valores económicos que no tenían un precio si no solo histórico o representativo. ¿O acaso alguien va a subastar las pirámides de Egipto o las de México?. Símplemente convirtieron en un negocio inmoral lo que fue en algún tiempo algo mucho más simple. Al mismo Van Gogh le pisoteaban sus cuadros, eran como los paisajes de Juan de los Palotes de hoy día, a diferencia que igual Juan de los Palotes de hoy no es nadie hasta que en un futuro a alguien se le ocurra imbuirle de genialidad y convertirlo en cheques al portador. Yo no le veo problema a la oferta y demanda normal, que una persona puede asumir en un intercambio de su trabajo por alguna obra artística de su gusto aunque sea un par de zapatos viejos clavados en una tabla… allá cada quien con sus gustos. El problema es que el mercado del arte NO es eso, es una estafa ponzi que se basa en corrupción de curadores, Estado, artista y especuladores que valorizan piezas que luego le venden a los museos pagados por los impuestos de todos para acreditar su valor absurdo ante la comunidad. La realidad es que es muy parecido al sistema financiero de wallstreet y sus derivados, sus burbujas y su dinero creado de la nada. Eso es lo que al final es este juego y la gente no está viendo la estafa que implica.

  9. y si eso nos pasa a nosotros que nos diga que esta bien o mal
    hasta nosotros, que tu nos digas que lo que has dicho esta bien, simplemente por te consideramos autoridad para decirlo
    nosotros buscamos alguien que nos diga que pensar y como pensar donde pensar y cuando pensar.
    disculpen que los haya incluido pero mas sincero seria YO busco.
    y sobre el articulo esta muy bueno… ¡para variar! (sarcasmo)

  10. Creo que es en Praga, donde un conocido mio tenia que cantar una opera y aprovecho un dia de descanso visitando un museo por curiosidad. En él se topó con una escultura formada por una puerta (bien podria ser de la cocina o del salón) y clavada a una roca. Adivinan el titulo de la obra: puerta. Para echar a correr. Ese es el arte que prodigan. Más ignorancia mezckasa con el privilegio de determinados senyores que se pueden permitir el lujo de con perdón hasta un furullo llaman arte.

  11. Definamos la línea que divide lo que es arte y lo que no lo es, porque lo que para mi pudiese ser una obra de arte maravillosa, para otra persona pudiesen ser unos simples anteojos que alguien dejó olvidados…

  12. mmm, coincidiendo en muchos puntos, me preocupa esa critica mesiánica al arte que le da a los atributos morales la capacidad de definirla como buena o mala. Ese punto es peligroso y nos pone en el nivel de la inquisición, claro que en una forma mediática y desde un resentimiento antiestetico que cuestiona a quien desea expresarse. Muchas de estas obras que entran en el plano conceptual me parecen bastante cercanas a la basura, al efectismo o un culto al snobismo, sin embargo no me atrevería a quitarles su condición de artes, ya que al hacerlo cruzó la linea que terminó con gran parte de la producción artística en la edad media y otras barbaries históricas. Por qué no simplemente analizar este fenómeno desde la sociología y el comportamiento humano ante una enajenación deshumanizante que lo sitúa en la apariencia por sobre la sensibilidad. Quizás sin saberlo ese adolescente actuó como un artista al develar la actitud de los asistentes, y su obra que que no queda solo en un par de lentes en un museo nos está haciendo debatir algo tan profundo como lo es la caída de los paradigmas estéticos y la consiguiente desensibilacion de la masa humana expuesta como insumo para los medios y la risa.

    • lo que lees es sencillamente alguien que descubrio el agua tibia y esta pegando un grito al cielo, Y EN BUENA HORA! no es de extrañar que alguien se enfade cuando ve que el sistema se la quiere meter por el culo

  13. Lo ha dicho NIETZSCHE por nosotros: “desde la muerte de dios el hombre se dirige hacia x”. Y ya hemos visto el significadonde ‘x’, desde el arte hasta la politica PURA MIERDA DECADENTE QUE SIGUE Y SIGUE, picasso, warhol y demas imbeciles ensuciandolo todo como las moscas en el berano. Y LO PEOR, SI LO PEOR, ES QUE LAS UNIVERSIDADES PRODUCEN ARTISTAS: MALDITA DEMOCRACIA!!!

  14. Hay una dimension del “arte moderno” que no encontrara Vd escrita en ninguna parte

    El Arte moderno” es un “interes creado” hay toda una nube de expertos criticos “artistas” galeristas marchantes…. que viven de eso

    Un artista “consagrado” es un artista “cotizado” los cuadros se cuelgan en una casa para el que llegue diga -Ah un Kandiski esto es “Una pasta”- Un artista consagrado/cotizado tiene que tener una caracteristica principal “Que se le reconozca de un vistazo”

    El Arte sutituye (con ventaja) a otro tipo de trofeos Es un simbolo del poder

    Pero ahora si quiere profundizar no tiene mas que buscar que colectivo puso en marcha el mercado del Arte Moderno

    Se dara cuenta que eran personas de Pasta pero que no podian tener acceso a comprar colecciones de obras de arte clasicas ( Esas, estan en el Prado, en el Ermitage, en el Louvre…)

    Asi que crearon un Mercado Nuevo, metiendo pasta Cuando hay pasta, enseguida aparece gente avispada dispuesta a recoger esa pasta Lo cual amplia el negocio y en un momento dado este !se automantiene! !ha nacido el arte moderno!

    Ademas tiene otras ventajas

    Una familia poderosa ¿Tiene un hijo bobo? No hay problema le dedica al “Arte” o como coleccionista o como marchante o como galerista o como “Artista”… ¿que lo que hace es una mierda? NO importa es arte moderno Encontrara Vd abundantes ejemplos

    Y si le interesamás el tema… averigue que cosas tienen comun TODOS los grandes marchantes de Arte del mundo

    Con la musica moderna pasa otro tanto Solo que el “arte de masas” lleva otra direccion. Incluso hay un Mercado de Causas Humanitarias …..

    Saludos

  15. !!..Eres Increíble.!! es un artículo magnífico. sinceramente… a veces me asustas querido amigo, es como si fueras una réplica exacta de mi, pues en cada artículo que escribes, es como como estar viendo expresada mi forma exacta de analizar y ver las cosas.No me agrada idolatrar ni reverenciar a nadie, pero si admirar con respeto cuando encuentro una persona con un coeficiente intelectual tan apreciable como el tuyo.
    Te felicito y que nunca nos falten tus aportes. Gracias

  16. Me quito el sombrero. Un aplauso por el semejante análisis.

    Reconozco que no he llegado a pensar hasta donde tú lo has hecho. Me limité a ver a esas personas como simples ignorantes que no sabían qué es el arte. Pero gracias a ti, me doy cuenta de que ese mismo mecanismo de considerar arte lo que no es, es aplicable a muchas facetas de nuestra sociedad (ciencia, religión, política…)

    Mil gracias por este artículo, de parte de un fiel seguidor y lector de tu blog. No me pierdo ni un artículo tuyo 🙂

  17. Muy buen análisis. A propósito de lo que dices sobre el talento artístico de las ardillas, hace unos años tuve una novia que era una artista conceptual, y defendía al “arte moderno” con los argumentos más irrisorios. Entonces yo le decía que para ser considerado artista, se supone que el primer requisito es ser humano(a) y haber estudiado y desarrollado determinadas técnicas, pero en cambio, esas obras de “arte moderno” o “conceptual” las podría hacer un mono o un perro que arrojaran un balde de pintura contra un lienzo o un muro… Esos “artistas conceptuales” no son otra cosa que pintores de brocha gorda llenos de pretensiones y telarañas mentales. Entre otras perlas dicen que ya no tiene sentido pintar como Rembrandt o Velázquez, porque “el arte debe evolucionar y no girar siempre en torno a lo mismo de antaño”, que eso del arte figurativo “ha pasado de moda y estamos en otra etapa”… Y ya lo creo que lo estamos! Porque a ver quien es el guapo capaz de acercarse siquiera a aquellos genios de otros tiempos

  18. Pues sí, es muy acertada esa formula, la autoridad define y los humanos acogen esa definición, Eso es el poder, como decia Rotschild: “asuma la apariencia de poder y la gente rápidamente se lo dará”, Es verdad que la humanidad tiene esa estructura de una parte que manda y otra que obedece, Pero uno ve muy vulnerable el poder de los que hoy mandan, estan debilitando sus bases, estan arrinconando a las masas, ¿que esperan que ocurra? Sin duda estas masas no haran otra cosa que arder, no iran contra nada en especifico, solo causaran un poco de caos, Tal vez sea para desaburrirse esto del neoliberalismo para arrinconar a las masas, para ver qué hacen, para destruir un poco las ciudades,

  19. La estupidez y lo desagradable en arte no es nada nuevo. Tanto los manchalienzos como los expositores de cagarrutas han existido desde cien años atrás, o acaso el llamado “expresionismo abstracto” no es un ejemplo de estupidez y tomadura de pelo?

  20. …además si la merde agrada a la vista de manera generalizada… tenemos un problema y se llama problema generacional. Cuando lo anormal se convierte en tendencia ya tenemos esas distopias de un futuro horroroso que tanto agrada al sistema y al mundo neoliberal: cuantos más tontos más negocio.

  21. Arte es reliquia, recuerdo, objeto de culto, memorando, acaso testimonio… Pero, para que eso ocurra, el creador habrá de haber muerto.
    De resto es sólo, y de momento, entretenimiento, decoración, y poco más.
    Si sobrevive a la muerte del autor, puede ser considerado arte.

  22. Una cuestión de postureo, no tengo ni idea de arte pero tengo que parecer moderno e inteligente y digo que si lo es hasta haciendo algún comentario pomposo, cuando en realidad sé que eso es una mierda.
    Desde luego que están un par de escalones por encima de los que vegetan viendo basura diversa en la tele, que por cierto, también se puede usar para ver programas culturales siendo algo selectivos (es cierto que no abundan) o buscar cosas enriquecedoras que ver por internet.

  23. Me recuerda a un artículo que leí de un tipo norteamericano que estaba en Colombia y que hizo un viaje por algunos municipios de la costa. En su escrito, describió lo malo que eran los baños, que eran sucios, con un olor muy desagradable y todo fue alrededor de ese asunto. Yo pensaba que el tipo tenía razón, (dijo verdad) que efectivamente los baños eran muy sucios, pero lamenté profundamente que se hubiera perdido todo el paisaje, lo verde del camino, la gente, la aventura y se hubiera quedado en el olor de los baños. Pensé que ese señor era de una pobreza abismal. Quedarse en los baños, cuando había tanto que decir. Pero bueno, era su viaje. Y muchos le creyeron.

  24. Un artículo muy objetivo, así es, el arte va degenerando al mismo tiempo que lo va haciendo la propia sociedad, es el objetivo de las élites que nos gobiernan, que el personal crea que cualquier “tontería o porquería” que se exhiba como obra de arte lo sea, así consiguen que el personal no piense, que se trague todo lo que la “autoridad oficial” le dice.
    Todo esto es un referente de la decadencia actual de nuestra sociedad.

  25. Así las cosas donde queda el orinal de Marcel Duchamp? Los objetos cambian de contexto y se transforman, algunas cosas son buenas otras no tanto, creo que Joseph Beuys es un maestro en esto

    • Lo del orinal de Duchamp debes entenderlo en toda la dimensión de su contexto. Lo de las gafas busca un efecto similar… 100 años después. Muy discutible.

    • a duchamp talvez lo perdono porque en el fondo queria hacer una broma que se salio de control. duchamp sabia pintar, no era un maestro pero era un artista, el problema fue que todas las ratas de alcantarilla vieron lo del orinal y pensaron “oye, aca esta la mina de oro, facil fama y dinero!”

  26. de todas formas No es po rmolestar a nadie pero esa crtica es de pé a pá la que hacian os Nazis al arte moderno y les ponian a caer del burro
    En todo caso yo personalmente, la comparto
    Un saludo

    • Los nazis no llegaron a conocer nada de lo que esta pasando ahora, y quien sabe, talvez los canallas tenian buen gusto por el arte hahaha

  27. Definitivamente las gafas o mostrar las gafas excponiendolas en un Museo . no es Arte, podría ser un anti-arte o la negación del mismo , o simplemente la actitud de una persona que no tiene nada que ver con el arte. por mas Modeno o Contemporaneo que se crea.

  28. Bueno, lo que pasa es que cuando uno piensa en arte, piensa en la pintura renacentista, barroca etc. Pero estos son conceptos nuevos de llamar arte a las habilidades para pintar, cantar, escribir, bailar etc. hace 300 años el arte buscaba la belleza ideal en todas las cosas de la vida, pero todo esto a cambiado con los movimientos de vanguardia moderno, los cuales en mi opinión personal vinieron a interrumpir un proceso insuperable en todas las disciplinas artísticas y en concreto en la pintura, entonces yo dividiría esas etapas, lo que no me explico como ahora le puedan llamar arte a cualquier cosa, dentro de las tendencias y estilos modernos hay sus cosas que vos podes ver y decir, esta buena esa idea, es creativa pero no deja de ser algo sin peso sin sustancia porque esas buenas ideas las puedes ver por ejemplo en un mercado y no necesariamente las personas del mercado son todas artistas.

  29. La verdad, no vale la pena comentar este artículo, sin embargo lo hará al ver con alarma el acuerdo con lo que el autor comenta, de muchos otros, no es simple, pero el arte siempre ha sido un atributo cultural de una institución, y la cultura siempre es una suerte de programación simbólica! Bienvenidos a la realidad todos aquellos que se piensan libres! O bien, nadie piensa por sí mismo, ni nadie es libre porque siempre es el Otro quien nos define! Sorry!

  30. Que gran artículo; lo peor de esta clase de manifestaciones es que vemos como cada día quedan opacados nuestros jóvenes artistas tradicionales, los que “batallan” con un lienzo para lograr un gran resultado, los que sacrifican de su tiempo esfuerzo y dinero para pulir su técnica, los que tienen el sueño de llevar su trabajo a otras fronteras, simplemente se ven truncados cuando la sociedad dice que ya eso no es arte, o cuando dicen para que pintas una jirafa si al final no tendrás una obra de arte, si no 2 jirafas, nadie sabe ni entiende lo que un artista de verdad dedica y expresa en su trabajo.
    Cosas como esta simplemente te hacen pensar sobre cómo será el arte mañana…

    • Excelente comentario, bueno, el arte del mañana definitivamente sera mejor, espero que aprenderemos la leccion que nos dejan cosas como la historia de estas gafas.

  31. El asunto viene de lejos. Entre los gigantes del impresionismo parisino bebìa
    (no vivía) un borracho, Soutine,que cuando casi llegaba al coma daba brochazos
    como un loco a la primera tela que encontraba. Pasó a la historia como gran
    artista. Después de la audacia picassiana cubista, algunos le superaron, trazando
    lineas y manchas sobre los lienzos, diciendo que era arte abstracto Y como los
    marchantes se olieron el negocio animaron a críticos con copas y sobres para
    que los alabaran y los tontos al uso (tener dinero abundante no significa ser
    inteligente sino mas bien los contrario) compraban el bodrio a precios altos.
    En Cataluña existe el eximio Tapies,adorado por la ingenuidad de sus contemporáneos. Sus telas son una tomadura de pelo inmortalizadas en un
    horrendo edificio de la calle Arago de Barcelona donde se ve un absurdo
    capirote de alambres coronándolo.
    Después vino el desmadre y lo curioso es que muchos incautos siguen erre
    que erre alabando a esos caras, Un tio que metió un tiburón en formol
    y cobró pasta en cantidad por él. Otro que vende óleos realizados por monos
    ebrios diciendo que son producto de inspiración divina. En ese también
    espantoso museo bilbaino, de cuyo nombre no quiero acordarme,
    unos juerguistas colgaron de la pared un cuadrito colocando al
    lado un historial inventado de pintor que no existía. Las colas ante el
    timo fueron constantes hasta que se dieron cuenta y lo retiraron.
    Podría seguir hasta mañana. La única curación de los lelos es darse una vuelta por
    el Museo del Prado. La magnificencia de los óleos de verdaderos pintores
    emborracha gratamente y se sale de ese espacio mágico rejuvenecido.
    Saludos alegres.

    • Pero puede ser que haya también una conexión fuerte entre la complacencia que transmiten los óleos del Museo del Prado, y la ancestral incompetencia hispana para producir innovación y avances tecnológicos frente al mundo anglosajón hoy liderado por Norteamérica. A cada estructura productiva le corresponde una estética.

      • Buen punto, pero nada mas mira la estetica de los videojuegos, los miguel angeles de hoy eso es lo que hacen, e igualmente vienen de mecas del capitalismo como japon o estados unidos. Siento que la estetica digital marca mas esta epoca que lo que cuatro gatos “disfrutan” en un museo de arte contemporaneo, y esas esteticas de videojuegos y peliculas siguen cabalmente los principios y valores renacentistas, barrocos, romanticos, academicos, etc etc

  32. Coincido en lo esencial, “el valor de la subjetividad” del observador esta condicionado a unos esquemas sociales/culturales establecidos por consenso para que los profanos entren en el rol sobre valores adjudicados, sin rechistar., ahora bien, yo hago realismo y mis obras se exhiben con una carga literaria sobre el concepto “subjetividad”, desde tres planteamientos fundamentales para concienciar al observador., es decir, profundizo sobre la estructura cuantica de la realidad, profundizo sobre la naturaleza del observador desde el complejo neurologico de como percibe éste y por ultimo su condicion ontologica. Para mi el observador es el co-protagonista de cualquier observable, y le reconozco ese valor subjetivo en sus apreciaciones, Dicho esto, conviene una reflexión sobre el paradigma de las ” lentes ” o que puede ser cualquier otro planteamiento más o menos acertado de propuesta artistica., la calidad de una obra entiendo que conlleva unos valores que ha logrado transmitir el autor y uno de estos valores es la “contextualización”, que unas veces se acierta y otras no, veamos un paisaje: colgado con un marco adecuado en nuestro salon y sin nada alrededor, ovbiamente le otorgamos un valor distinto al otorgado en el contexto real que se encontraba, donde nuestra atencion se dispersa por la diversidad., en definitiva un observable lleva consigo distintos valores en base a la subjetividad y el contexto entre otros. Una cuestion neural amigos.

  33. Desde un punto de vista, si se quiere, contemporizador, quizás debiéramos considerar la idea de que el chaval de las gafas es, en realidad, un excelente artista contemporáneo. No nos extrañemos si el experimento no acaba con sus gafas fijas al parquet o costando un centenar de miles de dólares en alguna subasta. Comparto bastante de lo que se dice en el artículo, pero echo de menos un análisis materialista sobre el rol del mercado en la consagración de la estupidez. No solo de la estupidez como hecho artístico, sino de como varias de las actividades humanas supuestamente respetables. Se me ocurrirían multitud de experimentos análogos a este que permitirían titular sendos artículos como “El día que la estupidez se tornó política” (ejem… ¿hace falta?) o “El día en que la estupidez se tornó noticia” (basta leer cualquier portal de los grandes medios) o, desgraciadamente para mi profesión, “El día que la estupidez se tornó ciencia”. El punto mas destacable del artículo es, precisamente, el rol de la autoridad en la definición de la correspondiente actividad y yo agregaría a este, el rol del “mercado”. De la misma manera que aceptamos que la autoridad decida que un hecho estúpido es artístico, o que un hecho estúpido es noticia, también aceptamos que una estupidez que devenga masiva deja de ser estupidez.

  34. Un análisis con perogrulladas, demasiado superficial en relación con lo que podemos entender como arte contemporáneo. La estupidez radica en considerar que todo el arte contemporáneo está representado en la acción provocadora de poner un objeto de la vida cotidiana en otro contexto. Eso lo hizo Duchamp a principios del siglo XX y tuvo un sentido específico, justamente la desacralización de la obra de arte heredada por la tradición renacentista y luego por el racionalismo de la Ilustración. Hoy el arte contemporáneo exige de una nueva mirada y de pradigmas filosóficos que permitan profundizar en el acto creador del hombre, más allá de los objetos y de la estética preciosista que corresponden a un tiempo que ya no es el nuestro.

  35. Tan estúpido el comentario, partiendo del calificativo dado a los observadores en el museo, de pensar que solo tiene la razón y la última palabra en cuanto la definición de arte y la vida. Quien define los recurso plásticos es el propio artista que se encuentra en su proceso de creación, y no existe una ley o norma que determine cuales son, con el objetivo de que todos empleen los mismos recursos; dejaría aparte la libertad de ejecución del arte. Si se les hubiera advertido a los espectadores el motivo por la cual las gafas están en ese lugar, seguramente muchos lo tomarían jocosamente y otros tratarían de encontrarle alguna razón, sin detenerse a pensar si un estúpido quiso medir el nivel de tarados que son quienes lo observan. El principio del arte es el de la libertad de expresión, de reflexión y de pensamiento, que motiva al cambio de pensamiento de normas tradicionales y moralistas pero desde la perspectiva integral, no a la conveniencia de algunas cosas que me producen placer y rechazar las no generan una motivación, porque en últimas la no motivación entra a formar parte de la sensibilidad humana. Ser tan radicales y dogmáticos en las apreciaciones conllevan al autoritarismo en todos los niveles impidiendo la libertad de conciencia. Dejemos que cada quien decida sobre lo que observa, sienta y piensa, y que cada quien decida si, su razonamiento, reflexión o como se le quiera llamar fue un acto estúpido, o le dejó alguna enseñanza. Parte de la humanidad piensa que un nuevo cambio mental, osea de ser libre, de ser de mente abierta y de producir un cambio, esta enraizado solo en la desnudez del cuerpo, el libertinaje, y la definición de género, que ahora se proclama como medio de protesta para despertar conciencias.

  36. Es complejo el tema, siempre será subjetivo, dependerá de la cotidianidad de cada uno
    de su historia de vida, etc.pero aparte del tema:”arte”, creo que lo que importa mas es
    el Zeitgeist de nuestro tiempo, lo que ha logrado el poder de los medios, al vaciar de
    sentido humano a las personas, considerándolas solo como objetos de consumo.

  37. Pingback: El día que la estupidez se tornó arte | Tribulaciones Metapolíticas

  38. ¿que hay de malo en que el arte sea una estupidez? ¿de cuando acá el arte tiene que tener parámetros o estructuras que acrediten lo que es?… No se estará cometiendo el cliché de “Institucionalizarlo” dejaría de ser arte para ser ciencia, entonces que sentido tendría el mismo, si todo tiene que tener explicación.

  39. Mas que estúpida, la sociedad de hoy a perdido el sentido común, a Dios no lo creo un sacerdote, que el sacerdote y otros lideres religiosos hayan tomado la biblia como arma para manipular y esos manipulados por no usar el sentido común y leer la palabra se dejen, no es culpa de Dios. Dios no es religión.
    Las leyes y mandamientos escritos en la biblia le han servido al hombre durante todos estos años para llevar una vida mas o menos correcta. Hoy vemos al mundo como se sume cada vez mas en la pudrición, sexo, drogas, robos, asesinatos, todo está descontrolado, porque el hombre decidió apartar la vista de Dios y querer constituir sus propias leyes las cuales la mayoría van de la mano con la inmoralidad.

    Y se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán. Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.…Mateo 24:11-13

  40. No le veo pinta de experto en el tema al autor , últimamente cualquier cosa es arte , por lo tanto cualquiera es artista , por eso sí andas por la ciudad y tenes ganas de ir al baño y
    En ningún lugar te dejan entrar , te puedes ir A un museo , defecar en la sala que se te ocurra , y no sólo cumplis con tu necesidad , sino que también podrías ser premiado por tu obra de arte.
    Por si alguien no está de acuerdo con lo que digo , pues ya presentaron una caja con carne podrida (si la considero arte) , y un sorullo o sorete en otra muestra importante.

  41. muy buen articulo,como diría Guy Debor vivimos en la “sociedad del espactaculo”donde no tenemos ningun esfuerzo por pensar, si no esperamos que otros piensen por nosotros(consumismo),y todo a nuestro alrededor se convierte en un espectaculo.

  42. como cualquier disciplina, cuando la estudiastes y/o además la practicas, puedes decodificar todos sus layers y quizás entender el mensaje o reinventar un mensaje más allá de la declaración del artista. El arte actual no escapa a esto. Asumir que todos los que van a un museo no saben de arte, es un poquito……(les dejo a ustedes completar la oración). Y establecer que “hemos sido engañados”, uffff peor. Considerar al arte actual un egaño y desmerecer a las instituciones, pues también me preocupa. Lo del mercado del arte son otros veinte pesos. Suerte y espero que antes de juzgar cualquier manifestación artística desde la ignorancia lo hagan desde la lectura y el estudio. Si no suena a charla de fútbol de café!

  43. Esto es fácil de remediar: observando obras de arte contemporáneo que en verdad merecen ser vistas. O si no, resultaría lo mismo que tildar a la literatura contemporánea de “estafa” por una mala novela, sin saber de la existencia de un Coetzee o un Milan Kundera… O acaso por una mala práctica médica tachar a la medicina como una estupidez.
    Comprendo (soy artista visual por cierto) que el arte contemporáneo puede ser muy difícil de digerir, CASI IMPOSIBLE, pero fíjense, por lo menos ha conseguido generar un extenso debate en internet acerca de sí mismo, del museo y de todo el aparato artístico, y sólo con un par de lentes.
    Nietzsche dijo: “el artista constantemente produce lo bueno, lo malo y lo mediocre”. Debemos entonces nutrirnos de estas tres cosas primero, antes de emitir un juicio tan general.

  44. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  45. hay una excelente frase que lo resume todo no recuerdo de quien es “arte moderno: hecho por el sin talento, vendido por el sin escrupulos, comprado por el absolutamente desconcertado”

  46. Pingback: EL DÍA QUE LA ESTUPIDEZ SE TORNÓ ARTE — GAZZETTA DEL APOCALIPSIS – novacaine1

  47. Desafortunadamente tiene mas talento un señor de 60 años tocando el violin en el metro, o gente grafitera que pinta ilegalmente las calles, que un hombre vestido de traje y corbata, que tiene un titulo y diplomado, y su trabajo estupido y vano es reconocido y llamado arte… Ja ja ja ja! Hay que recordar que el sistema quiere a la poblacion dormida y estupida, siguiendo sus pasos para poder manipularle… sobretodo sumisa. En estos casos lo unico que puedo apoyar es darle dinero a los verdaderos artistas, y no a charlatanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s