EL GRAN ENGAÑO DE SIRIA


Imagen

Lo sucedido las últimas 3 semanas entorno al conflicto de Siria solo se puede calificar como algo desconcertante e histórico.

Los Estados Unidos de Norteamérica acaban de escenificar, en riguroso directo y ante todas las televisiones y medios de comunicación del planeta, su capitulación y su renuncia como primera potencia mundial.

Solo hace falta que alguien con el prestigio mediático suficiente lo verbalice de forma explícita, para que la opinión pública del mundo entero tome plena conciencia de los hechos históricos que acaban de producirse.

Repasando brevemente como se han desarrollado los acontecimientos, nos daremos cuenta de que quedan en el aire muchas más incógnitas que respuestas.

Incógnitas de gran calado para todos y cada uno de nosotros.

En tan solo 2 semanas hemos asistido al suicidio político de un primer ministro Británico, de un presidente de Estados Unidos y a una intentona de suicidio de un primer ministro Francés tal y como indicábamos en un artículo anterior:

https://gazzettadelapocalipsis.wordpress.com/2013/09/02/los-extranos-suicidios-de-obama-y-cameron/

Actuando todos ellos de forma sorprendentemente precipitada e irreflexiva.

Así, hemos visto a Barack Obama preparando fragatas, misiles de crucero y bombarderos tácticos y tratando de convencer a propios y extraños de la necesidad de un ataque inmediato y fulminante, que sin embargo fue pregonado a los 4 vientos como una “acción limitada y proporcional”.

Y aquí surge una pregunta clave:

¿Por un simple ataque limitado y proporcional, de tan solo 72 horas, Barack Obama y David Cameron destruyen su imagen y prestigio políticos llevando además a sus respectivas naciones a una posición de debilidad internacional sin precedentes?

¿Por un simple bombardeo de 72 horas, que tal y como ellos mismos reconocían “no serviria para derrocar el régimen de Bashar Al Assad”?

No hace falta ser muy listo para ver que aquí hay algo que no encaja, ¿No?

Además,  recordemos que en ningún momento, Barack Obama puso sobre la mesa la posibilidad de que Al Assad entregara su arsenal químico para evitar el ataque.

Para la administración norteamericana no era una opción.

Porque la determinación ya estaba tomada: bombardear sí o sí.

Acción militar, si o sí.

Y lo más rápidamente posible, sin tiempo para cargarse de razones o para manipular mínimamente a la opinión pública con el correspondiente montaje mediático.

Como si se tratara de una acto de pura desesperación.

La gran pregunta, pues, sigue siendo la misma:

¿Desesperación ante qué?

¿A qué vinieron tantas prisas por atacar Siria, sin asegurarse el adecuado respaldo?

¿Somos plenamente conscientes de quién es Barack Obama y de lo que realmente representa?

No se trata de un simple presidente de Estados Unidos.

Obama es, sin lugar a dudas, la mayor construcción mediática del siglo XXI, quizás la mayor manipulación mediática de la historia.

Un personaje “creado en laboratorio”, como surgido del vientre de un Think Tank, una creación propia de un guionista de película, al que se le otorgó desde el inicio una aureola casi mesiánica a escala planetaria.

Un hombre negro de clase popular, que rompía las barreras del racismo y las trabas de la sociedad y alcanzaba el máximo poder político de la tierra, un soplo de esperanza por un mundo nuevo, más justo e igualitario, al que se otorgaba nada más y nada menos que el Premio Nobel de la Paz (sin haber hecho nada para merecerlo), con el fin de dotarle de la autoridad moral necesaria para convertirse, probablemente, en el líder que debía llevarnos al Nuevo Orden Mundial.

Y para ello, se aprovechaba de forma muy conveniente el contraste establecido con su predecesor, ese cowboy idiota, psicópata y mentiroso, que como un forajido surgido de un spaghetti western solo nos había traído el caos y la muerte.

Ante tan despreciable villano, se levantaba Obama, nuestro sheriff heroico, bondadoso, resolutivo, brillante e impoluto, para salvarnos a todos de tanta calamidad.

Esa es la realidad sobre Obama: no había sido elevado al trono para ser solo el líder de los EEUU; su misión, era erigirse en un líder para el mundo entero.

Pues bien…cuando se crea un personaje de tal calado…

¿Qué sentido tiene que destruya todo ese patrimonio en forma de imagen internacional tan cuidadosamente montado, solo por un simple bombardeo de 3 días?

¿Tiene alguna lógica?

Porque eso es exactamente lo que ha sucedido.

¡El apóstol del Nuevo Orden Mundial ha sido sacrificado!

¡Por un simple bombardeo fallido!

Algo no cuadra.

¿Qué nos están ocultando en realidad?

¿De qué va todo esto?

A pesar de que el peligro de guerra inmediata haya pasado; a pesar de que los gobernantes norteamericanos se muestren satisfechos ante las cámaras, como si hubieran logrado un triunfo político, (con la sospechosa complicidad mediática de los mandatarios rusos); a pesar de todo el teatro con el que puedan inundarnos a partir de ahora, las razones profundas que llevaron a Obama, Cameron y Hollande a actuar con tal nivel de enloquecida precipitación, siguen intactos.

Nada ha cambiado.

La causa que les haya llevado a actuar de tal forma, sigue ahí, oculta ante los ojos del pueblo.

Y muy probablemente siga teniendo la misma fuerza y potencia que hace unas semanas.

Quizás nunca sepamos exactamente qué se oculta entre bambalinas, pero sí podemos realizar algunas deducciones, solo basándonos en la observación de los hechos y en una cierta lógica.

 

Los amigos Rusos

Lo primero que podemos deducir, es que Rusia y sobretodo su líder, Vladimir Putin, le han salvado el culo a Barack Obama.

Claro y llano.

Si Obama llega a presentarse ante el congreso Norteamericano habría perdido ampliamente la votación y en estos momentos seria un cadáver político, un personaje completamente desprestigiado y odiado a escala internacional.

Como también lo seria su propio país, de forma ya irreversible.

Sin embargo, gracias a la intervención salvadora de Putin y Rusia, Obama y los Estados Unidos han podido salvar mínimamente su imagen internacional sin verse totalmente humillados ante las demás naciones ni ante la opinión pública.

Podríamos decir que Rusia ha tratado a los Estados Unidos como quien acompaña a casa a un amigo borracho, que completamente ebrio y descontrolado está a punto de meterse en una pelea tabernaria de la que solo puede salir recibiendo una dolorosa y humillante paliza.

Esta ha sido la actitud de Rusia en todo este proceso.

A pesar de lo que muchos puedan o quieran pensar, Rusia se ha comportado como un amigo leal de los Estados Unidos.

Tan leal o incluso más, de lo que lo haya podido ser con Bashar Al Assad.

Y eso debería hacernos reflexionar a todos sobre lo que realmente se cuece en los camerinos de esta gran obra de teatro que estamos viviendo.

Porqué quizás algunos enemigos no son tan enemigos como parecen o como quieren hacernos pensar…

El tigre de papel

Otra conclusión a la que podemos llegar es que Estados Unidos ya no es lo que era y aún mucho menos, lo que parece.

Estamos asistiendo al fin de la hegemonía Norteamericana en el mundo.

Y eso, más allá de alegrar a los que odien al bien llamado “imperialismo yanqui”, debería llenarnos a todos de dudas e incertidumbre.

Porque si lo reflexionamos bien, la extrema debilidad que han mostrado los EEUU durante esta crisis, en la que prácticamente se han quedado solos a nivel internacional, no concuerdan con la imagen de poderío que aún tenemos de ellos.

Pues teóricamente siguen figurando como la primera economía mundial y su extraordinaria capacidad militar sigue excediendo con diferencia, a la de todas las demás naciones de forma conjunta.

Y eso solo puede significar una cosa: los Estados Unidos han perdido gran parte de su capacidad para presionar a los otros países.

Entonces, deduciendo por pura lógica, si EEUU aún mantiene su poderío militar intacto, su baja capacidad de presión solo puede deberse a una extrema debilidad económica.

Una debilidad de tal magnitud que ni tan solo les permite amenazar a las demás naciones con la movilización de sus ejércitos.

Y algo así solo le sucede a un país quebrado a nivel económico, literalmente arruinado.

Algo que no nos dicen los noticiarios de las grandes cadenas….de momento.

Porqué quizás sí digan algo respecto dentro de unos días, cuando vuelva a hablarse del techo de deuda y de las flexibilizaciones cuantitativas de la Reserva Federal.

Entonces quizás sí oigamos hablar de ello…y quizás lo notemos en nuestras propias carnes.

Los traicionados

Y en toda esta gran tragicomedia, hay unos personajes aparentemente secundarios, a los que podríamos calificar como los traicionados.

Más allá de Israel, con su postura tan ambigua y sibilina, esos personajes parecen ser, principalmente, Arabia Saudita y Qatar, los países que han financiado a los rebeldes sirios durante todo este tiempo y que se mostraban dispuestos a sufragar todos los gastos de la intervención militar Norteamericana, incluidos los de una posible y costosa invasión terrestre.

Pues ellos son, junto con Turquía en menor medida, los grandes beneficiarios económicos de un posible derrocamiento del régimen de Bashar Al Assad.

Un cambio de régimen garantizaba enormes beneficios a países como Qatar, cuyas inmensas reservas de gas licuado podrían ser transportadas por gasoducto a través de Siria hacia Europa, con el fin de competir directamente con Rusia y derrocar su monopolio como gran exportador de gas hacia el continente europeo.

Al mismo tiempo eso cerraría las puertas a las exportaciones de Irán y menguaría su creciente influencia en Oriente Medio, en beneficio de Arabia Saudí.

Sin embargo, el pacto ruso-americano echa al traste los esfuerzos y la inversión realizada por las monarquías del golfo en esta guerra civil.

¿Qué escenarios se abren a partir de todo esto?

¿Veremos atentados en los Juegos Olímpicos de Sochi, perpetrados por terroristas Chechenos financiados por Arabia Saudí, tal y como insinúan algunos medios alternativos?

¿Habrá algún tipo de “venganza” de corte económico sobre intereses occidentales, tras tan flagrante escaqueo de los Estados Unidos y la Unión Europea?

El tiempo dirá…pero parece evidente que las monarquías del golfo no deben sentirse demasiado satisfechas con occidente y sobretodo con los Estados Unidos en estos momentos.

Y eso, probablemente, tendrá consecuencias.

Por cierto ¿Alguien recuerda que tras los atentados de Boston, presuntamente realizados por los “malvados chechenos” hermanos Tsarnaev, tanto Rusia como Estados Unidos escenificaron una unión en su lucha contra el terrorismo de corte islamista?

¿Encajaría esa posición común con el posible desarrollo de los acontecimientos a partir de ahora?

Y a modo meramente anecdótico (o no), hace unos pocos días, coincidiendo con la confirmación de que los Estados Unidos no realizarían el tan cacareado ataque contra Siria y que por lo tanto dejarían “colgados” a sus aliados de Qatar y Arabia Saudí, hemos visto aparecer al presidente de la FIFA (la Federación Internacional de Fútbol), lamentándose por haber concedido la organización del mundial de fútbol de 2022 a Qatar y considerándolo como “un error”.

Justamente Qatar, un país que tanto dinero está invirtiendo en el mundo del fútbol a nivel internacional y que a modo de gran campaña de imagen planetaria pretendía organizar un Mundial, tras perpetrar todo tipo de corruptelas (denunciadas públicamente), con el fin de comprar los votos necesarios para que le fuera concedido tal evento.

Corruptelas que en su momento fueron ocultadas por la propia FIFA.

Y sin embargo, en el momento preciso en que se escenifica la “traición” de occidente hacia las monarquías del golfo, entre ellas Qatar, aparece el representante de esa entidad mafioso-deportiva llamada FIFA para, a su vez, apuñalar también por la espalda a los Qataríes.

Curioso ¿no?

Pero bueno, posiblemente solo sea una casualidad…ya sabemos que esto del fútbol es solo un deporte…

La cuestión es que todas las consecuencias derivadas de los actuales acontecimientos, formarán parte del siguiente acto de esta gran obra de teatro.

Y quizás, si nos ponemos a fantasear un poco, podamos deducir alguna cosa sobre el posible desarrollo de los acontecimientos:

Sabemos que a Rusia no le interesa ver caer el régimen de Bashar Al Assad, pues eso implicaría que países como Qatar amenazarían su monopolio de suministro de gas hacia Europa.

Así, pues, es fácil deducir que a Rusia le interesa acabar con la guerra de Siria, a poder ser con la colaboración de la comunidad internacional, a la que, en estos momentos está liderando.

¿Podemos ver, pues, a una coalición internacional, encabezada por Rusia y Estados Unidos poniendo fin a la guerra de Siria, bajo la excusa de acabar con los arsenales de armas químicas de los terroristas rebeldes? ¿Arsenales que quizás en algún momento sean convenientemente utilizados sobre la inocente población civil, para justificar tal intervención?

Al fin y al cabo, los mass media ya están creando el caldo de cultivo necesario para ello: no dejan de bombardearnos día tras día con el drama de los millones de refugiados Sirios, sobretodo niños, hacinados en grandes campos donde apenas reciben alimentos, en lo que ya se ha calificado como una catástrofe humanitaria sin precedentes.

Y nos lo muestran especialmente ahora, cuando esa terrible calamidad lleva dos años produciéndose pero ha sido ampliamente ignorada mientras sí nos mostraban el trasero de Miley Cyrus o el puñetero Gangnam Style.

Es probable que esa intervención internacional echara por los suelos los intereses de Qatar y Arabia Saudí y reforzara a su vez los intereses económicos de Rusia.

Y no nos engañemos, ¿No significaría un auténtico sueño para Rusia mantener intacto el monopolio de la exportación de gas hacia Europa…y hacia el resto del mundo?

¿Y qué necesitaría para conseguirlo? Precisamente, el control de Oriente Medio.

Es decir, sustituir de facto a los Estados Unidos en su papel de gendarme de la región.

Incluso, aunque parezca un disparate en estos momentos, a Rusia le interesaría controlar militarmente a las monarquías del golfo y apoderarse de sus recursos energéticos.

Y eso solo puede suceder si EEUU deja de mostrarle su apoyo militar a esas monarquías…justamente lo que acaba de suceder ante nuestros ojos…

Y fabulando a largo plazo, ¿Qué implicaría que Rusia controlara todos los recursos de Oriente Medio y de su zona de influencia natural de Asia Central?

¿Quien seria entonces su enemigo potencial?

¿Qué poderosa nación, sedienta de esos recursos naturales se vería atenazada por Rusia y vería hipotecado su imparable crecimiento?

prrrr (redoble de tambores)…evidentemente ¡China!

Puede parecer un delirio ahora mismo, una apuesta disparatada e irracional sin ninguna base.

Pero la sabiduría popular nos enseña que no puede haber dos gallos en un mismo gallinero…y en el gallinero de Asia hay dos gallos demasiado poderosos: Rusia, con capacidad potencial para controlar la mayoría de recursos naturales de Asia central y China, con la necesidad de adquirirlos del exterior…y eso huele a pelea de gallos a no muy largo plazo…

¿Y llegado ese momento, cual será el papel de Estados Unidos?

Pues por lo visto, parece destinado a convertirse en un actor secundario…en una de esas estrellas cinematográficas de toda la vida, que llegados a la vejez se arrastran por las pelis de serie B interpretando papeles de villano secundario a cambio de un plato de lentejas…un triste final para los inventores del Óscar.

GAZZETTA DEL APOCALIPSIS

 

Anuncios

13 comentarios el “EL GRAN ENGAÑO DE SIRIA

  1. Pingback: El gran engaño de Siria « Tu espacio (y el mío)

  2. Pingback: Resumen comunicaciones Asamblea Popular 15M Villa de Vallecas Del 16 al 18 de septiembre del 2013 | Asamblea Popular 15M Villa de Vallecas

  3. Pingback: BOLETÍN COMUNICACIÓN LA CONCE 18 de septiembre de 2013 | Asamblea Popular del Barrio de la Conce

  4. SI LO QUE DICES ES CIERTO, ENTONCES LO QUE BUSCA USA ES ENFRENTAR A RUSIA Y CHINA PARA QUE SE DESTRUYAN MUTUAMENTE Y SEGUIR SIENDO ELLOS LA UNICA POTENCIA GLOBAL. MAQUIAVELICO, ¿NO?

  5. Pingback: GAZZETTA DEL APOCALIPSIS | EL AÑO DE LAS AGENDAS OCULTAS

  6. Pingback: El Año de las Agendas Ocultas | Periodismo Alternativo

  7. Pingback: EL AÑO DE LAS AGENDAS OCULTAS | Maestroviejo's Blog

  8. Pingback: Anónimo

  9. Demasiado poder delegado a los gobernantes, en los que se desperdicia o lo utilizan en contra de sus legítimos propietarios, demasiados graves problemas sociales saturan, hartan.

    Problemas globales requieren de soluciones globales y los pueblos tienen la respuesta, son los que en el corto, mediano y largo plazo tendrían un papel protagónico en la organización, en las soluciones, en como debe funcionar y ser, entonces los gobernantes, una especie en extinción.

    Unos cuantos intentos encendería el fuego protector, a la vez que esclarece el oscuro panorama nocturno mientras llega el aurora que anuncia un nuevo día. Saludos,

  10. Otra cosilla que se me olvido que antes de que Rusia y china entren en conflicto, oriente medio incluido Israel seran saqueados por rusia y sus aliados, pero sin antes pagar el precio de la batalla nuclear que esta reservada por el mismo Dios de los ejercitos, Jeova…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s